11
ENE 2017
Fuera de Serie, Expansión
Entrevista a Ramón Hermosilla, presidente de honor y fundador de ONTIER
Ramón Hermosilla, presidente de honor y fundador de ONTIER

Entrevista a Ramón Hermosilla, presidente de honor y fundador de ONTIER


España
Ramón Hermosilla concede la primera entrevista en más de medio siglo de trayectoria a Fuera de Serie, revista editada por Expansión.

Ramón Hermosilla, presidente de honor y uno de los fundadores de ONTIER, concedió hace unos meses la primera entrevista en más de medio siglo de trayectoria. Una entrevista, publicada el pasado 31 de diciembre,  que cerró el 2016 con un excelente repaso de su trayectoria, desde sus inicios como estudiante de ingeniería hasta la actualidad.

Elena Pita, periodista de la revista Fuera de Serie editada por Expansión, pudo escuchar de boca de Ramón Hermosilla algunos detalles de los casos más sonados de la historia judicial española. Casos en los que él mismo participó como letrado y entre los que se cuentan, por ejemplo, la defensa del general Armada en el 23-F , los casos Matesa, Rumasa, Cartera Central, Banesto, Ibercorp, la compra de Galerías Preciados por El Corte Inglés y Marks& Spencer, entre muchos otros.

Entrevista (extracto):

Elena Pita (EP): ¿Qué dilema ético le plantea a un abogado defender a quien de sobra reconoce culpable?

Ramón Hermosilla (RH): Nunca he juzgado la inocencia o la culpabilidad de un cliente, porque eso lo hacen los tribunales. Mi obligación es defender la correcta aplicación de las normas del Derecho a mis defendidos, y que haya tenido convicciones personales de culpabilidad o inocencia pertenece al acervo íntimo y discreto sujeto al secreto profesional del letrado. No, no me plantea ningún dilema ético. Yo soy leal a la Constitución, al Estado de Derecho y a mi cliente, y mantengo el secreto profesional hasta después de la muerte: jamás escribiré unas memorias.

EP: ¿Ha rechazado muchos casos?

RH: Sí, claro.

EP: Defiende el silencio como la mejor actitud de un letrado ante los medios, amparado en el secreto profesional. Jiménez Villarejo llegó a comparar este secreto profesional con encubrimiento, ¿qué le respondió?

RH El secreto profesional es una obligación inherente al ejercicio de la abogacía y se mantiene durante la vida y hasta después de la muerte. No recuerdo lo que menciona, pero encubrimiento es participación en la ocultación de un delito y el secreto profesional es la no divulgación de un secreto de un cliente.

EP: ¿Cuántas entrevistas ha concedido en su vida?

RH: Poquísimas, y todas a la salida de los tribunales, no más de dos minutos. 

EP: ¿Considera independiente el Poder Judicial de este país o apoyaría la reforma para que no sea elegido por el Parlamento?

RH:  La independencia es un atributo de las personas. La independencia es de los jueces, no de los sistemas, y yo creo que los jueces son bastante independientes: deciden en conciencia sobre los hechos que conocen, no sobre sus pareceres, y aplican las normas del Derecho. 

EP: ¿Se le ocurre cómo se puede sacar a este país del actual atolladero político, a usted que tanto ha contribuido al diálogo, según se dice?

RH: Anteponiendo a los intereses personales y partidistas el bienestar de la ciudadanía. 

EP: ¿Quién le sucederá en la presidencia?

RH: ¡Me han sucedido ya! Bernardo Gutiérrez de la Roza, más dedicado al planteamiento empresarial e internacional, y [Pedro]Rodero, como socio director en ONTIER España.

EP: Una curiosidad, ¿es verdad que quiso usted ser cantante de ópera?

RH: Era mi ilusión en mis años de bachiller. Estudié en el Ramiro de Maeztu y cantaba en el coro de la iglesia del Espíritu Santo, y un cura me escuchó cantar un Ave Marí­a y como le habí­a gustado tanto, yo me hice la ilusión de que podí­a llegar a ser cantante de ópera, pero el profesor de música del instituto me lo desaconsejó. ' Es algo muy largo y requiere medios económicos',  me dijo. 'Me gusta muchísimo la música y detesto el ruido', concluye don Ramón.



close